Va a ser que eso de la Ley de Murphy existe, si si esa que dice ‘Si algo puede salir mal, saldrá mal’.

Resulta que desde hace una semana andábamos Gerardo, bosco y yo mismo preparando una nueva salida de observacion, el Jueves 6 de diciembre parecía buena fecha, ya a principios de semana la previsión del tiempo marcaba ese día con previsión a estar despejado por la tarde/noche.

Ya mirando la previsión el mismo jueves a la mañana marcaba nuboso pero con una probabilidad baja de nubes (menor del 10%) a partir de las 20h y con previsión de aumentar la nubosidad ya de madrugada, pero para entonces ya habríamos vuelto, en el Gran Bilbao para nuestra sorpresa salio una mañana soleada, curioso cuando el día anterior (de echo durante toda la semana) había estado lloviendo a mares.

Así que decidimos ir con la esperanza de que se cumplieran las previsiones y en el tiempo de observacion estuviera el cielo despejado, quedamos bosco y yo un poco antes de las 17h (Gerardo salio un poco antes), una vez cargado el coche con el material astronómico de bosco (un Dobson de 8″) salimos para la zona del valle de mena (Bercedo), Cuando estábamos a poco mas de 10′ minutos del destino recibimos un mensaje de Gerardo que ya había llegado diciendo que el cielo estaba despejado, esto nos alegro, una vez allí (poco antes de las 18h) y ya casi de noche nos dispusimos a montar los telescopios, Gerardo ya tenia montado el suyo un Newton de 6″, pero vimos con preocupación una gran masa de nubes acercándose hacia nosotros (hacia algo de viento).

El primer astro que vimos brillar en el cielo con bastante intensidad fue Júpiter, al que apuntamos con telescopios y yo concretamente lo observe con los prismáticos 10×50, ahora ya colocados en un trípode fotográfico mediante un adaptador que le compre, lo que me daba la suficiente estabilidad para enfocarlo perfectamente y poder ver incluso los satélites a su alrededor como pequeños puntitos.

Pero la emoción despertada con la observacion de Júpiter, se trunco cuando la masa de nubes que se aproximaba cubrió completamente el cielo en cuestión de minutos, llevavamos poco mas de media hora allí y ya teníamos el cielo completamente cubierto de nubes, bueno no nos desanimamos y pensamos que pasarían, que al final la previsión de cielos despejados o con pocas nubes se cumpliría hacia las 20h.

Así que capeando el frio (5º) con ropa de abrigo, un poco de café caliente y una entretenida charla fueron pando las horas, pero el cielo no despejaba, a veces se abrían pequeños claros y veíamos una o varias estrellas, pero no paso de ahí, incluso bosco un poco preocupado por si llovía había envuelto su tubo con la funda y ya a las 22h con la certeza que ya no despejaría y el material astronómico recogido y cargado en los coches emprendimos el viaje de vuelta.

Aunque salimos de allí a las 22h el material astronómico lo recogimos sobre las 21h y haciendo un poco de tiempo por si había suerte y despejaba le saque unas fotos al maletero del coche con el material dentro y así tener una visión de lo que ocupa.

Astronomia_20121206_Maletero Opel Astra caravan Juan_02

En la imagen se puede ver en primer plano la funda a cuadros con el trípode de la montura, las dos maletas donde llevo el Telescopio (una con la montura CG-4 y en la otra el SC127 junto con el buscador 9×50), la caja con el MiniDobson 76/300, el maletín con los oculares y accesorios, el trípode para el Minidobson y el trípode para los prismáticos, la bolsa con los prismáticos 10×50 y el material de dibujo.

Como venia también bosco, ademas cargamos con el Dobson de 8″ que tiene y su propio material astronómico y así quedaba todo cargado en el coche (bosco sujetando su maleta de oculares y accesorios y mochila antes de cerrar el pòrton trasero), decir que si no va nadie en los asientos traseros el tubo va mejor en los asientos traseros y la montura en el maletero:

Astronomia_20121206_Maletero Opel Astra caravan Juan_03 Astronomia_20121206_Maletero Opel Astra caravan Juan_05

Así que al final la Ley de Murphy se cumplió.

Anuncios