El 26 de Agosto, Domingo noche, realice otra salida de observacion a cielos con poca contaminación lumínica (Valle de mena), hacia una noche despejada que permitía ver el cielo estrellado, pero había un astro que brillaba mucho mas que los demás, este no era sino la Luna, en creciente y con mas de la mitad de su superficie iluminada.

Pero el tener la Luna en lo alto del cielo tenia un inconveniente y este era que iluminaba el cielo, disminuyendo la cantidad de astros observables a simple vista, incluso la Vía láctea, casi se difuminaba y desaparecía de la vista, ademas de no poder adaptar la vista a la oscuridad.

Aun con la Luna iluminando el cielo, podía ver muchas mas estrellas en el cielo de las que podía ver dese mi ciudad, pero esta claro que para una observacion de objetos de cielo profundo, la luz de la Luna no ayuda, por eso los mejores días para la observacion son con Luna nueva y los días anteriores y posteriores a este, es una buena idea planificar las salidas de observacion teniendo en cuenta este echo.

Así que no pude disfrutar plenamente de la observacion de objetos de C.P. hasta pasadas las 02h 30′ del Lunes 27, hora a la que la luna se oculto y permitió una casi total oscuridad.

Aun con la presencia de la Luna pude observar el cúmulo abierto IC 4665, el cúmulo globular M2 y M15, el ya conocido M13, la galaxia de Andromeda, Júpiter, la pleyades, etc, ya sin la Luna observe la Nebulosa de Orion, aunque tuve que esperar un buen rato a que hiciera su aparición y se fuera levantando por el horizonte en orientación Este.

En próximas entradas pondré las observaciones realizadas.

Anotar que ya de madrugada la temperatura bajo a unos fríos 9ºC, por fortuna me lleve un polar y una chamarra de invierno que mi cuerpo agradecieron, mi hijo que también me acompañaba hizo lo propio, también teníamos café con leche calentito.

Anuncios